Colonias de Cercedilla

Entendemos que Cercedilla ocupa un lugar privilegiado e independiente del resto de actividades por sus características concretas, para nosotros y para nuestros usuarios es única e importantísima. Si se trata de aumentar la calidad de vida, de realizar actividades que produzcan placer y que generen felicidad en las personas, Cercedilla es la ACTIVIDAD con mayúsculas y por excelencia.

Durante el período de tiempo que transcurre desde mediados de junio hasta finales de agosto organizamos un tiempo de vacaciones por turnos en nuestra casa de Cercedilla, que está a disposición de todos los usuarios del Hogar.

La casa tiene una ubicación privilegiada, en un pinar de camino a Las Dehesas a las afueras del casco urbano, y está perfectamente acondicionada y adaptada a las necesidades de los usuarios ya que año tras año nos esforzamos en que mejore en accesibilidad, instalaciones, etc.

Una diferencia importante con respecto a otras actividades de ocio que realizamos en el  Hogar, es que en las Colonias interviene un elemento enriquecedor: el voluntariado. Los voluntarios participan y colaboran junto a trabajadores y religiosos

en una convivencia de diez días en la que todo se comparte, desde la salida del sol hasta el anochecer: el trabajo, el esfuerzo, las actividades cotidianas, los momentos de juego y descanso, las risas… y que es enriquecedora en dos sentidos: los usuarios viven en permanente integración pues comparten su cotidiano con personas que no les acompañan habitualmente y  los voluntarios reciben la satisfacción de apoyar a otras personas en sus quehaceres diarios. Usuarios y voluntarios participan de esta alegre experiencia que sin duda los ayuda a crecer y a disfrutar.

Durante las estancias además se realizan salidas y excursiones a la naturaleza y a poblaciones cercanas, lo que también desarrolla la inclusión e integración.

Estos períodos son altamente beneficiosos para nuestros usuarios. En su casa de Cercedilla respiran aire puro, hacen ejercicio, juegan, descansan,  están en contacto con la naturaleza y se integran en la vida social de las poblaciones cercanas, además de convivir con personas de diferentes edades que vienen de muchos lugares distintos como voluntarios, a compartir con ellos unos días de vacaciones.

TOP