"...No se preguntará a nadie si tiene un nombre. Sólo si tiene un dolor"

Don Orione

Creemos que cualquier persona en cualquier situación o contexto está siempre en proceso de aprendizaje. Trabajamos para procurar a cada persona las herramientas necesarias para que consiga crecer.

EL CENTRO

Las instalaciones del Hogar don Orione están preparadas para dar respuesta como residencia asistida y para usuarios autónomos. Está ubicado en una colonia de casas en Somosaguas, a pocos metros de la entrada a la Casa de Campo. Esta localización privilegiada facilita la integración de las personas en el entorno.

A lo largo de estos 50 años, nuestra organización ha ido evolucionando y mejorando sus instalaciones en la medida de las necesidades de los usuarios y de nuestras posibilidades. Algunos de los criterios para esta mejora han sido:

•Fragmentación en grupos de convivencia más reducidos y creación de HOGARES.
•Revisión y adaptación de las infraestructuras y de los grupos humanos a las nuevas necesidades.

HOGARES

Organizamos el centro en hogares de convivencia, formados por grupos de 8 a 16 usuarios que reunimos en relación al grado de autonomía que tengan. Cada «hogar» tiene la estructura de una casa familiar, en un entorno lo más normalizado posible. Todos ellos cuentan con sala de estar, comedor, aseos y dormitorios, estos últimos de uso individual o compartido, dependiendo de las circunstancias de cada usuario.

Actualmente hay 8 hogares: Sol, Amarillo, Morado, Ocre, Azul, Azul Marino, Naranja, Verde, además de la ubicación diseñada para nuestros residentes más autónomos.

ACTIVIDADES

Desde Coordinación de Actividades del Hogar Don Orione ponemos en práctica proyectos ocupacionales a la medida de cada persona. Proyectos que generan felicidad en la persona que los realiza.

Partimos de dos premisas:
El concepto de calidad de vida que incluye el bienestar físico, material y emocional desde el respeto a los derechos, en la búsqueda de la inclusión, cuidando la convivencia y respetando la capacidad de decisión.

La importancia de desarrollar un proyecto personal, desde la motivación de realizar una tarea que requiera esfuerzo y aporte disfrute.

En este apartado se engloban todas aquellas actividades que se llevan a cabo en las instalaciones del Hogar y no son propiamente de carácter residencial como:
invernadero, jardinería, taller de cocina, cine, hidroterapia, fisioterapia, logopedia, taller de papel reciclado, taller de cerámica y pintura, estimulación sensorial, psicomotricidad, triciclo, boccia, motricidad gruesa, taller de teatro.

OCIO

Los beneficios inmediatos del ocio así como sus efectos secundarios, que proporcionan equilibrio, hacen de esta área una herramienta potente y muy cuidada en el Hogar. Nuestro esfuerzo se centra fundamentalmente en dos formas de utilizar el tiempo libre: el turismo vacacional y el recreativo. El desarrollo de dichas formas resulta muy beneficioso y placentero.

El turismo vacacional es una experiencia excelente fuera del entorno cotidiano del Hogar que promueve la integración social y la felicidad del usuario, en espacios turísticos normalizados. Esta experiencia mejora notablemente su calidad de vida. El Hogar tiene especial interés en adecuar y personalizar la atención a cada usuario, para que cada persona sea protagonista y pueda obtener el máximo provecho y satisfacción del disfrute de esta experiencia.

Carta del Director

Desde sus inicios allá por el año 1967, el Hogar Don Orione ha crecido en tamaño, experiencia, profesionalidad, servicios y calidad. Aquellos niños con los que comenzamos en régimen de internado se fueron haciendo mayores y la población del Hogar se compone en la actualidad de 114 usuarios adultos con gran dependencia física e intelectual.

Nos situamos en el extremo más invisible de la discapacidad intelectual: el de las personas gravemente afectadas y necesitadas de apoyos extensos y generalizados. Apoyos que exigen en muchos casos atención ininterrumpida las 24 horas. Apoyos en su rango más alto que suponen asistir a las personas en cualquier actividad cotidiana: desde levantarse o realizar su higiene personal hasta vestirse, comer, etc.

Han cambiado muchas cosas desde el inicio. Nos hemos modernizado y especializado; desarrollamos programas de formación continua de nuestros trabajadores; apostamos por técnicas y tratamientos a la medida de cada persona; diseñamos y realizamos programas de ocio personalizados, entre otras intervenciones.

Solo nuestra perspectiva se mantiene intacta: nuestra mirada, nuestro ADN, una firme vocación de estar al servicio de las personas, de su crecimiento como individuos únicos e irrepetibles, de su bienestar emocional y físico, de la defensa de sus derechos, de la protección de su dignidad, de su inclusión, del desarrollo de su potencial. Todo dirigido a un único fin: aumentar su calidad de vida lo máximo posible para que sean felices, desde la convicción de que cualquier ser humano en un entorno idóneo y con los apoyos necesarios es capaz de aprender y de crecer. Y de que esta posibilidad es un derecho de cada una de las personas con discapacidad intelectual.

La felicidad con mayúsculas es el objetivo que situamos en el vértice de una gran pirámide de necesidades que cubrimos a todos los niveles. Es también esa felicidad el horizonte que nunca perdemos de vista y que nos ayuda a sumar todos los esfuerzos en la misma dirección. La de este camino de 50 años en el que las personas con discapacidad intelectual aprenden a cada paso, crecen, son más felices y avanzan. “¡Siempre Adelante!” decimos, con el apoyo de todos vosotros: trabajadores, voluntarios, patrocinadores y donantes privados, administraciones públicas, religiosos y amigos sin los cuales llegar hasta aquí habría sido una tarea imposible.

FRANCISCO SANCHEZ
Director Adjunto

TOP